Gestión de la Riqueza & Inversión

Suscríbete y recibe nuestras publicaciones por correo electrónico.

Una encrucijada para el inversor cortoplacista

Una encrucijada para el inversor cortoplacista

“Un mercado alcista no se queda abajo el tiempo suficiente para que puedas comprarlo, y un mercado bajista es uno que no se mantiene arriba el tiempo suficiente para que puedas vender”.

MIKE
O’ROURKE, Chief Market Strategist of Jones Trading

Los teléfonos han estado
sonando y los debates han sido intensos. Caídas de menos dos por ciento al día,
están volviéndose algo normal. Personalmente puedo dar fe de que los mercados
alcistas son mucho más divertidos que los mercados bajistas.

Se percibe el riesgo en todas
partes: mucha deuda, obligaciones de pensiones no financiadas correctamente,
altas valoraciones, rendimientos de bonos ultra bajos, Italia, Brexit, la UE y
sus problemas comerciales, pero tal vez ninguno más importante que los
banqueros centrales al intentar retirar las medidas de estímulos monetarios de
estos últimos años (drenar liquidez).

A riesgo de sonar como
un disco rallado, quiero reiterar un punto crítico al que hacemos hincapié en
todas las reuniones con nuestros clientes y cartas escritas.

Operamos bajo una
estrategia de inversión diversificada, sensible a los impuestos y de largo
plazo, diseñada para maximizar rendimientos y evitar errores emocionales.

Invertir capital, no es
una tarea fácil pero con conocimiento y un temperamento adecuado podemos
multiplicar nuestros retornos a lo largo del tiempo. Al final, cómo se comportan tus inversiones,
es mucho menos importante que tu actitud frente a ellas.

Una década
perdida
(En Europa)

Aquí estamos de nuevo:
en el mismo lugar que estuvimos en agosto de 2016,

4 enero, 2019

Descargar en PDFContinuar leyendo

Carta, AG Family Office: “¿Y ahora qué?”


“¿Y ahora qué?”

No debemos sorprendernos, lo que vimos durante el mes de octubre en los mercados financieros, no es ninguna aberración.Sabemos que el precio de las acciones puede bajar y puede subir.

La caída en los mercados este mes, me recuerda a 2011 y 2015, dos períodos en nuestra reciente historia, en que las acciones cayeron drásticamente debido a temores sobre la deuda y aumento de los tipos de interés. Hemos pasado por esto antes y volveremos a pasarlo en el futuro. Como era el caso entonces, me da la sensación, que la brusquedad del movimiento viene más infundada por un espasmo emocional que por algo justificado en la salud del sector empresarial.

Durante estas “rabietas”, las amenazas o riesgos de cualquier negocio se ven magnificadas, y los peores escenarios parecen más probables. De hecho, no hace mucho, algunos inversores refunfuñaban de que algunos mercados estaban muy caros para invertir (EEUU), pero cuando las cosas caen, como lo hicieron la semana pasada, esos mismos inversores, tienen dificultades para comprar, por temor a que vaya a seguir cayendo.

Quién sabe, tal vez tengan razón. No tenemos ni idea de dónde cerrarán las acciones mañana, ni a final de mes. Las correcciones (tanto pequeñas como grandes) ocurren de vez en cuando. En retrospectiva, muchos afirman que sabían que se avecinaba, pero no conocemos a nadie que se haya adelantado a las idas y venidas de los mercados con éxito y de manera consistente.

5 noviembre, 2018

Descargar en PDFContinuar leyendo