Gestión de la Riqueza & Inversión

Una encrucijada para el inversor cortoplacista

Una encrucijada para el inversor cortoplacista

«Un mercado alcista no se queda abajo el tiempo suficiente para que puedas comprarlo, y un mercado bajista es uno que no se mantiene arriba el tiempo suficiente para que puedas vender».

MIKE O’ROURKE, Chief Market Strategist of Jones Trading

Los teléfonos han estado sonando y los debates han sido intensos. Caídas de menos dos por ciento al día, están volviéndose algo normal. Personalmente puedo dar fe de que los mercados alcistas son mucho más divertidos que los mercados bajistas.

Se percibe el riesgo en todas partes: mucha deuda, obligaciones de pensiones no financiadas correctamente, altas valoraciones, rendimientos de bonos ultra bajos, Italia, Brexit, la UE y sus problemas comerciales, pero tal vez ninguno más importante que los banqueros centrales al intentar retirar las medidas de estímulos monetarios de estos últimos años (drenar liquidez).

A riesgo de sonar como un disco rallado, quiero reiterar un punto crítico al que hacemos hincapié en todas las reuniones con nuestros clientes y cartas escritas.

Operamos bajo una estrategia de inversión diversificada, sensible a los impuestos y de largo plazo, diseñada para maximizar rendimientos y evitar errores emocionales.

Invertir capital, no es una tarea fácil pero con conocimiento y un temperamento adecuado podemos multiplicar nuestros retornos a lo largo del tiempo. Al final, cómo se comportan tus inversiones, es mucho menos importante que tu actitud frente a ellas.

Una década perdida (En Europa)

Aquí estamos de nuevo: en el mismo lugar que estuvimos en agosto de 2016, diciembre de 2013 y diciembre de 2007. Nos planteamos las mismas preguntas que nos hicimos hace años: ¿es solo una corrección temporal o una nueva pata bajista en este mercado lateral, que tanto dura?

Los últimos 10 años de precios de las acciones han puesto en duda la opinión convencional de que los inversores deben ser recompensados por asumir ciertos riesgos.

Los inversores no pueden actuar en retrospectiva ni asumir que 2018 fue un año típico en los mercados. ¿Estamos ahora en un mundo en el que la toma de riesgos de cualquier tipo, no se compensa? Eso, es poco probable.

Los índices europeos ha tenido un rendimiento inferior al S&P 500 en 100 puntos porcentuales desde el 15 de septiembre de 2008, día en que Lehman Brothers (banco de inversión americano) explosionó. Al cierre del año, solo ha ganado un 30% durante la última década y únicamente por el cobro de dividendos. Cero apreciación.

Como consecuencia, se está volviendo cada vez más difícil mantener una actitud negativa hacia el mercado de acciones. Y, ¿por qué?

Mientras que algunas mercados, como el americano, han seguido una senda alcista estos últimos años, los europeos o asiáticos no han ido a ninguna parte. La historia nos ha demostrado, que pueden existir estos periodos donde vemos un bajo crecimiento económico y las valoraciones se asientan en un pesimismo generalizado.

Encuentro, que si miras a mercados como Corea del Sur, Italia, Francia, China o incluso Alemania, hay compañías de alta calidad que se están vendiendo a cuatro o cinco veces beneficios.

Recordar, que el precio que pagas hoy por un activo, determinará su rentabilidad futura.

Los mercados vacilan entre el miedo y la codicia, y especialmente en estos países, ha habido un período muy largo en el que los precios se han estancado o han girado a la baja. Es ahí cuando el grueso de los inversores empiezan a tiran la toalla y es justo ahí! cuando un inversor inteligente debería dar un paso adelante.

Previsiones

No creáis que nos hemos vuelto implacablemente optimistas, tener en cuenta que solo hemos comprometido una modesta parte de la liquidez que disponemos en las carteras de nuestros clientes. Además, hemos estado haciendo pequeñas compras, lo cual es afortunado, ya que casi todo lo que hemos comprado últimamente, ha seguido bajando!

Estos son los mercados en los que uno puede trabajar con pasión, tanto frente a las inversiones como transmitiendo conocimiento a nuestros clientes. Es el tipo de volatilidad que derrite los precios ante tus ojos. Donde la tendencia humana, es la de quedarse inmóvil, pasmado y no comprar nada debido al dolor inmediato que eso supondría.

Si nuestro horizonte de inversión es de largo plazo, eso es un grave error. Ir comprando poco a poco y estar preparado para comprar más ante más debilidad, es una garantía para multiplicar tu dinero en el tiempo.

Sin duda, ha sido un año que ha exigido mucha paciencia, pero la paciencia en general, está bien recompensada en el mercado de valores.

Conclusión

En 2019 habrán muchos pronósticos compitiendo por atención en la prensa, Twitter y Facebook. Cuanto más extravagantes, más clics.

Estamos aquí para nuestros clientes y tratamos de mantener las cosas en perspectiva, por lo que si crees que hay algún artículo que deberíamos leer, no dudes en enviárnoslo a Anna (aherrero@ageafi.com) o a mí (agarcia@geafi.com).

El futuro es impredecible, siempre habrán sorpresas, algunas positivas otras negativas. Es necesario desarrollar un nivel de conocimiento para que, pase lo que pase, no te aplasten. Si realmente sabes en lo que estás metido, navegarás cómodamente las idas y venidas de los precios. La mayoría de la gente se preocupa por lo que no sabe o desconoce. Y el mundo de la inversión, está dividido entre los que saben y los que no saben.

El punto de inflexión para mí, fue cuando aprendí la importancia de invertir en negocios que tienen la oportunidad de reinvertir capital a altas tasas de retorno. Es una idea simple pero poderosa que, de alguna manera, no pude comprender durante mis años en el capital riesgo, siendo estudiante o como trader.

Invertir, es realmente un aprendizaje continuo.

Cuando comencé a invertir a través de una agencia de valores en la Bolsa de Barcelona en el 98, fue en medio de la crisis financiera asiática. Unos años más tarde apareció la burbuja de internet. Durante  2008 y 2009 se produjo el desplome del “siglo” y después en 2011 la crisis de deuda en Europa. Siempre dicen que los desastres ocurren de vez en cuando, pero estos últimos años nos hemos llevado unos cuantos…

Cada vez que nos encontramos con caídas, dependiendo del riesgo que asumamos , el valor de nuestras inversiones baja un 15%, un 30% o incluso un 50% como hace 10 años. Es aquí en estos momentos donde realmente nuestro conocimiento y templanza debe activarse.

Debemos de tener cierta confianza en nuestro propio juicio y no dejarnos arrastrar por las opiniones de los demás. No es fácil, pero así son las cosas. Le pasa a todo el mundo, Warren Buffet sufrió cuatro caídas de más del 40%. Le paso a Rockeffeler y también a Peter Lynch. Si realmente cometes un error, no se detendría en el 40% sino que irá a 0.

La construcción de una cartera diversificada para lograr objetivos razonables a largo plazo probablemente será un desafío el próximo año, lo que posiblemente requiera de buena disciplina y sentido común, pero creemos firmemente que el esfuerzo vale la pena.

Tenemos gran convicción en nuestras carteras y creemos que este, es posiblemente el mejor punto de entrada para invertir desde finales de 2014.

Alexandre García Pinard

Descargar en PDF
4 enero, 2019